¿Que es la rehabilitación de drogas?

La rehabilitación de drogas tiene como objetivo ayudar a los adictos a dejar de buscar y usar las drogas. El tratamiento puede tener una variedad de configuraciones, adoptar muchas formas diferentes, y aplicarse durante diferentes periodos de tiempo. Debido a que la drogadicción es típicamente una enfermedad crónica que se caracteriza por recaídas ocasionales, a corto plazo, un tratamiento para una sola vez no suele ser suficiente. Para muchos, el tratamiento es un proceso a largo plazo que involucra múltiples intervenciones y seguimiento regular.

Como se utiliza la rehabilitación de drogas para tratar un drogadicto:

Existe una gran variedad de tratamientos de adicciones basados en estudios de especialidad. El tratamiento para las drogas puede incluir:

  • Medicamentos
  • Terapia de comportamiento (como la terapia cognitivo-conductual)
  • O una combinación de las dos

El tipo específico de tratamiento variará dependiendo de las necesidades individuales del paciente y, a menudo, de los tipos de drogas que utilizan.

El tratamiento con medicamentos:

El tratamiento con medicamentos, con la metadona, buprenorfina y naltrexona (incluyendo una nueva formulación de acción prolongada), están disponibles para las personas adictas a los opiáceos, mientras que las preparaciones de nicotina (parches, chicles, pastillas, y pulverizador nasal) la vareniclina y el bupropión son medicamentos disponibles para las personas adictas al tabaco. El disulfiram, el acamprosato y naltrexona son medicamentos disponibles para tratar la dependencia del alcohol, que comúnmente ocurre en conjunto con otras adicciones, incluyendo la adicción a los medicamentos recetados.

Los tratamientos para el abuso de medicamentos recetados tienden a ser similares a los de las drogas ilícitas que afectan a los mismos sistemas cerebrales. Por ejemplo, la buprenorfina, que se utiliza para tratar la adicción a la heroína, también se puede utilizar para tratar la adicción a los analgésicos opiáceos. La adicción a los estimulantes de prescripción, que afectan a los mismos sistemas cerebrales como los estimulantes ilícitos (la cocaína), se puede tratar con terapias de comportamiento, ya que no hay aún medicamentos para tratar la adicción a este tipo de drogas.

El tratamiento con terapias de comportomiento:

Las terapias conductuales pueden ayudar a motivar a la gente a participar en el tratamiento de drogas, porque ofrecen estrategias para lidiar con los antojos de drogas, para evitar las drogas y prevenir las recaídas, también ayudan a tratar las personas si se produce una recaída. Las terapias conductuales también pueden ayudar a mejorar la comunicación, las relaciones y las habilidades de los padres, y la dinámica familiar.

Muchas programas de rehabilitación de drogas emplean terapias individuales y de grupo. La terapia de grupo puede proporcionar un refuerzo social y ayudar a hacer cumplir las contingencias conductuales que promueve la abstinencia y el estilo de vida sin drogas. Algunos de los tratamientos más establecidos de comportamiento, como el manejo de contingencias y la terapia cognitivo-conductual, adaptan la configuración del grupo para mejorar la eficiencia y la rentabilidad. Sin embargo, particularmente para los adolescentes, pueden aparecer diferentes peligros al emplear el tratamiento de grupo, a veces los miembros del grupo (especialmente en los grupos de jóvenes delincuentes) pueden reforzar el uso de drogas y de ese modo hacer fracasar el propósito de la terapia. Por lo tanto, los consejeros capacitados deben tener eso en cuenta y controlar esos efectos.

Finalmente, las personas que son adictas a las drogas a menudo sufren de problemas de salud (por ejemplo, depresión, VIH), problemas laborales, legales, familiares y sociales que se deben abordar al mismo tiempo. Los mejores programas proveen una combinación de terapias y otros servicios para satisfacer las necesidades de cada paciente. Los medicamentos psicoactivos, como los antidepresivos, agentes ansiolíticos, estabilizadores del estado de ánimo y los medicamentos anti psicóticos, pueden ser críticos para el éxito del tratamiento cuando los pacientes tienen trastornos mentales como depresión, ansiedad (incluyendo estrés postraumático), trastorno bipolar, o esquizofrenia. Además, la mayoría de las personas con adicción a múltiples drogas requieren tratamiento para todas las sustancias abusadas.