Programas de rehabilitación de opioides con metadona

La metadona es un medicamento agonista opiáceo sintético de acción prolongada que se utiliza con frecuencia en los programas de tratamiento de opiáceos (OTP) o en los programas de mantenimiento con metadona. La metadona reduce los antojos, disminuye los síntomas de abstinencia y bloquea los efectos placenteros de los opiáceos, en caso de que una persona recaiga

Cuando se combina con terapias de comportamiento y apoyo social, la metadona puede ayudar a los individuos a vivir una vida más plena y saludable. Sin embargo, si se abusa de ella, la metadona puede ser adictiva. Los requerimientos diarios altamente estructurados de estos programas hacen que el tratamiento sea difícil para algunos individuos.

Como un opiáceo, la metadona se dirige a las mismas áreas del cerebro que los opiáceos abusados como la heroína y los analgésicos recetados. A partir de este mecanismo de acción, es capaz de enseñar los síntomas intolerables de la abstinencia, especialmente los antojos.

También evita que los usuarios experimenten los efectos de bienestar o euforia que buscan cuando abusan de las drogas opiáceas, que es la razón principal por la que se usa en los programas de mantenimiento. Combinadas, estas características hacen que la metadona sea una parte valiosa del tratamiento para muchos individuos en recuperación.

Cuando se usa adecuadamente, y según las indicaciones, la metadona puede ser una parte segura y eficaz del tratamiento para un trastorno por consumo de opiáceos. Para asegurar su éxito dentro del tratamiento, y para disminuir los casos de abuso y desviación, la metadona es más efectiva cuando se usa como parte del tratamiento asistido por medicamentos (TAM).

Tratamiento de las adicciones con mantenimiento de metadona

La metadona es administrada por el personal médico una vez al día, en una solución líquida. La metadona solo puede ser suministrada en una clínica de metadona autorizada bajo la orientación de proveedores de atención médica capacitados.

El tratamiento con metadona no es una "solución rápida" para tratar la adicción a los opiáceos. El Instituto Nacional sobre el Uso Indebido de Drogas de los Estados Unidos señala que, en lo que respecta al mantenimiento con metadona, se considera que la duración mínima del tratamiento es de 12 meses, y que para algunos pacientes el tratamiento puede durar muchos años a fin de mantener la sobriedad.

El mantenimiento con metadona, en coordinación con los otros programas de tratamiento asistido con medicamentos (incluyendo consejería individual, de grupo y familiar, programas de 12 pasos, y recursos basados en la comunidad), puede ser efectivo en la lucha contra la adicción.

Beneficios de los programas de mantenimiento de la metadona

El TAM con metadona implica visitas diarias al programa de tratamiento en las etapas iniciales del programa. Esto proporciona una estructura muy necesaria para los individuos en las primeras etapas de la recuperación.

La metadona activa completamente los receptores mu-opioides en el cerebro sin efectos de tolerancia. Esta cualidad la hace efectiva para el manejo de la abstinencia incluso en pacientes con tolerancias muy altas.

Las leyes estatales permiten que los pacientes obtengan la medicación para llevar a casa siguiendo las directrices estatales. Este cambio significa viajes menos frecuentes al programa a medida que los pacientes progresan en el tratamiento.

La metadona está aprobada para su uso durante el embarazo o la lactancia. Actúa como una opción más segura para las madres que desean participar en un programa de tratamiento.

La metadona puede bloquear los efectos de otros opiáceos. Como resultado, desalienta a los pacientes a usar opiáceos ilícitos mientras están en tratamiento.

La metadona es segura para el uso a largo plazo cuando se toma según las indicaciones de un médico.

Cómo encontrar un programa de tratamiento basado en la metadona

Antes de que una persona se decide por un programa de tratamiento basado en la metadona, es recomendable considerar las alternativas. La buprenorfina (Suboxone, Subutex y Zubsolv) es otra farmacoterapia utilizada para tratar las adicciones a los opiáceos tanto para la desintoxicación como para el mantenimiento. Algunos individuos experimentan resultados más favorables con este medicamento.

Pero como cada individuo, su historial de salud y sus circunstancias de vida son diferentes, recomendamos a que no se tome esta decisión a la ligera. Al considerar el tratamiento, hay ciertas preocupaciones médicas y de salud que solo un especialista en adicciones o un médico capacitado debe evaluar.

Una vez que se haya hecho esta evaluación, en combinación con las preocupaciones y preferencias de un paciente, se puede diseñar un plan de tratamiento. La integración de toda esta información y estas perspectivas ayuda a asegurar que el paciente tenga los resultados de tratamiento más favorables y duraderos.

Fuentes