Preguntas frecuentes sobre las adicciones y sus tratamientos

Aunque muchas dudas pueden existir sobre el proceso de tratar una adicción, y toda nuestra página web tiene información útil sobre este tema, aquí puedes encontrar las preguntas más frecuentes que las personas que buscan ayuda para superar una adicción nos han mandado. Si tienes una pregunta, ponte en contacto con nosotros.

¿Que es la rehabilitación de drogas?

La adicción a las drogas puede ser descrita como una enfermedad dañina que puede obstaculizar el desarrollo de un individuo. Esto se debe a que el individuo desarrolla malos hábitos de usar en exceso substancias peligrosas que pueden ser perjudiciales para su salud. Estas adicciones son conocidos para infundir miedo de parar el uso de las drogas en la mente del adicto.

Se ha comprobado que muchos jóvenes se quedan atrapados en los malos hábitos de consumo de drogas con la esperanza de que están capaz de superar una depresión, causada de problemas financieros, o la soledad. Ellos han inculcado el mito en sus mentes de que el consumo de drogas pueden ayudar a aliviar sus problemas. Estos adictos no se dan cuenta de los efectos nocivos que atraen el consumo de estas sustancias.

Por lo tanto, en tal caso, sería recomendable para el adicto visitar unas clínicas de rehabilitación de drogas, que pueden ser de gran ayuda para las personas que están en extrema necesidad de un tratamiento de recuperación. Estos centros proporcionan la medicación necesaria, terapias y servicios de asesoramiento para ayudar a las personas a superar la drogadicción. En la mayoría de los casos, los consejeros en estos centros por lo general prefieren emplear un enfoque curativo natural junto con un especial cuidado y atención.

El objetivo principal de la rehabilitación de drogas es ayudar a las personas que sufren de este problema poder reencontrarse con sus amigos, familiares, allegados, el mundo exterior, y ellos mismos. Y, también, comprender los efectos del abuso de drogas y alcohol.

Por lo tanto, si estas sufriendo de una adicción que está relacionada con las drogas debes visitar un centro de rehabilitación cerca de ti con el fin de poder recibir los servicios de rehabilitación de drogas.

¿Cómo de eficaz es el tratamiento para la drogadicción?

Además de detener el consumo de drogas, el objetivo del tratamiento es volver a la persona a un funcionamiento productivo en la familia, el lugar de trabajo y la comunidad.

Las medidas de eficacia general incluyen los niveles de comportamiento criminal, el funcionamiento familiar, la empleabilidad y la salud. En general, el tratamiento de la adicción es igual de efectivo que el tratamiento de otras enfermedades crónicas, como la diabetes, la hipertensión y asma.

Según varios estudios, el tratamiento reduce el consumo de drogas en un 40 hasta 60 por ciento y disminuye significativamente la actividad criminal durante y después del tratamiento. Por ejemplo, un estudio sobre el tratamiento de los delincuentes drogadictos demostró que los arrestos por delitos violentos y no violentos se redujeron en un 40 por ciento o más.

Se ha demostrado que el tratamiento con metadona disminuye la conducta delictiva hasta en un 50 por ciento. La investigación muestra que el tratamiento de adicción de drogas reduce el riesgo de infección por VIH y que las intervenciones para prevenir el VIH son mucho menos costosas que el tratamiento de enfermedades relacionadas con el VIH. El tratamiento puede mejorar las perspectivas de empleo hasta un 40 por ciento después del tratamiento.

Aunque existen estas tasas de efectividad, en general, los resultados individuales de tratamiento dependen de la extensión y la naturaleza de los problemas del paciente, de los componentes del tratamiento y los servicios relacionados que se utilizan para hacer frente a estos problemas, y el grado de participación activa del paciente en el proceso de tratamiento.

Al igual que otras enfermedades crónicas, la adicción puede ser manejada con éxito. El tratamiento permite a las personas contrarrestar los efectos poderosos perturbadores de cerebro y de comportamiento y recuperar el control de sus vidas.

La naturaleza crónica de la adicción significa que la recaída no solo es posible sino también probable, las tasas de recaída siendo similares a los de otras enfermedades crónicas, como la diabetes, la hipertensión y el asma - que también crean cambios fisiológicos y de comportamiento.

Por desgracia, cuando ocurre una recaída muchas personas la consideran un fracaso del tratamiento. Este no es el caso: el éxito del tratamiento para la adicción típicamente depende de una evaluación continua y modificaciónes de sus componentes según cada paciente, similar al enfoque tomado para otras enfermedades crónicas.

Por ejemplo, cuando un paciente está recibiendo tratamiento activo para la hipertensión y se disminuyen los síntomas, el tratamiento se considera exitoso, a pesar de que los síntomas pueden reaparecer cuando se interrumpe el tratamiento. Para una persona adicta, la recaída no indica el fracaso, solo significa que el tratamiento tiene que ser reintegrado o ajustado, o que sea necesario un tratamiento alternativo.

¿Cuánto tiempo suele durar el tratamiento para la drogadicción?

Los individuos progresan a través de tratamiento para la drogadicción a diferentes ritmos, por lo que no existe una duración predeterminada de tratamiento. Sin embargo, los estudios han demostrado de manera inequívoca que los mejores resultados se logran cuando la duración del tratamiento está adaptada a cada paciente. En general, para el tratamiento residencial o ambulatorio, la participación por menos de 90 días es de eficacia limitada, y el tratamiento que dura mucho más tiempo se recomienda para lograr y mantener resultados positivos. Para el tratamiento con metadona, 12 meses se consideran ser necesarios como mínimo, y algunos individuos dependientes a los opioides siguen usando el tratamiento con metadona durante muchos años.

El abandono del tratamiento es uno de los principales problemas que enfrentan los programas de rehabilitación de drogas, por lo que las técnicas de motivación que pueden mantener a los pacientes a participar también mejoraran o empeoran los resultados. Al ver la adicción como una enfermedad crónica y ofrecer atención continuada, los programas pueden tener éxito, pero para esto a menudo se requieren varios ciclos de tratamiento.

Para averiguar exactamente cuanto una persona debe someterse a rehabilitación es mejor ponerte en contacto con una clínica de rehabilitación de drogas.

¿Que ayuda a los drogadictos seguir con el tratamiento?

Los buenos resultados dependen a menudo de la permanencia de la persona tiempo suficiente en un programa de tratamiento para obtener todos los beneficios de la rehabilitación, las estrategias para mantener a una persona en un programa son de importancia vital.

Que el paciente permanezca en el tratamiento depende de factores asociados con el individuo y el programa. Los factores individuales relacionados con el compromiso y la retención incluyen la motivación para cambiar los hábitos de consumo de drogas, el grado de apoyo de la familia y amigos, y si hay, presión para permanecer en tratamiento desde el sistema de justicia penal, servicios de protección infantil, empleadores o familia.

Dentro del programa, los consejeros son capaces de establecer una relación positiva y terapéutica con el paciente. El consejero debe asegurarse de que se establece y se sigue un plan de tratamiento para que el individuo sepa que hay que esperar durante el tratamiento. Servicios médicos, psiquiátricos y sociales deben estar disponibles.

Dado que algunos de los problemas individuales (como la enfermedad mental grave, abuso grave de cocaína, etc.) aumentan la probabilidad de la deserción de un paciente, el tratamiento intensivo con una gama compleja de componentes puede ser necesario para retener a los pacientes que tienen estos problemas. Luego, el proveedor de servicios de rehabilitación debe asegurar la transición de la atención continuada hacia la finalización del tratamiento del paciente.

¿Por qué las personas adictas a las drogas siguen usando drogas?

Casi todas las personas adictas creen en el principio que pueden dejar de usar drogas por sí mismos, y la mayoría tratan de dejarlas sin tratamiento. Aunque algunas personas tienen éxito, muchos intentos dan como resultado la imposibilidad de lograr abstinencia a largo plazo. La investigación ha demostrado que los cambios en el cerebro como resultados del abuso de drogas a largo plazo persisten mucho después de que una persona deja de consumir las drogas. Estos cambios creados por la droga en las funciones cerebrales pueden tener muchas consecuencias en el comportamiento (como la incapacidad de ejercer control sobre el impulso de consumir drogas a pesar de las consecuencias adversas que aparecen, característica determinante de la adicción)

Entendiendo que la adicción tiene un componente biológico fundamental puede ayudar a explicar la dificultad de lograr y mantener la abstinencia sin tratamiento. El estrés psicológico en el trabajo, problemas familiares, enfermedades psiquiátricas, el dolor asociado con problemas médicos, relaciones sociales (como hablar con individuos con los que una persona tomaba drogas en el pasado), o señales ambientales (tales como objetos o hasta olores asociados con el abuso de drogas ) pueden desencadenar antojos intensos sin que el individuo sea consciente de la causa. Cualquiera de estos factores pueden poner dificultad al lograr abstinencia sostenida y hacen que la recaída sea mas probable. Sin embargo, la investigación indica que la participación activa en un tratamiento es un componente esencial para obtener buenos resultados de que pueden beneficiar incluso los individuos adictos severamente.

¿Por qué no pueden los drogadictos dejar las drogas por sí mismos?

Casi todos los drogadictos creen al principio que pueden dejar de consumir drogas por sí mismos y la mayoría tratan de dejar las drogas sin tratamiento. Sin embargo, la mayoría de estos intentos resultan en la imposibilidad de lograr la abstinencia a largo plazo.

Los estudios han demostrado que el uso de drogas a largo plazo hace cambios significativos en la función cerebral que persisten mucho tiempo después de que el individuo deja de usar drogas. Estos cambios inducidos por la droga en la función cerebral pueden tener muchas consecuencias en el comportamiento, incluyendo la compulsión a consumir drogas a pesar de consecuencias adversas, la característica definitoria de la adicción.

Entender que la adicción tiene un componente biológico tan importante puede ayudar a explicar la dificultad de lograr y mantener la abstinencia sin tratamiento de un individuo. El estrés psicológico del trabajo o problemas familiares, las señales sociales, o el medio ambiente (por ejemplo, calles, objetos o incluso olores asociados con el consumo de drogas) pueden interactuar con los factores biológicos para impedir que se llegue a una abstinencia sostenida y hacen que sea más probable una recaída.

Los estudios indican que incluso las personas adictas gravemente pueden participar activamente en el tratamiento y que la participación activa es esencial para los buenos resultados.

¿Cómo pueden los amigos y la familia ayudar a un drogadicto?

La familia y los amigos pueden desempeñar un papel fundamental en la motivación de las personas con problemas de drogas para entrar y permanecer en las programas de rehabilitación de drogas. La terapia familiar también puede ser importante, especialmente para los adolescentes. La participación de un miembro de la familia o de la pareja en el programa de tratamiento de un individuo puede reforzar y ampliar los beneficios del tratamiento.

¿Puede una persona ser adicta a los medicamentos recetados por un médico?

Sí. Las personas que abusan de medicamentos recetados, teniendo ellos de una manera o una dosis que no sea recetado, o tomar medicamentos recetados para otra persona que la adicción de riesgo y otras consecuencias graves para la salud. Tales drogas incluyen analgésicos opioides, estimulantes utilizados para tratar el TDAH, y las benzodiazepinas para tratar los trastornos de ansiedad o del sueño. De hecho, en 2010, se estima que 2,4 millones de personas mayores de 12 años cumplen criterios de abuso o dependencia de drogas de prescripción, la segunda el uso de drogas ilícitas más comunes después de la marihuana. Para minimizar estos riesgos, un médico (u otro proveedor médico que prescribe) debe evaluar a los pacientes para los problemas de abuso de sustancias anteriores o en curso y evaluar su historial familiar de abuso de sustancias o adicción antes de prescribir un medicamento psicoactivo y seguimiento de los pacientes a quienes se prescriben estos fármacos. Los médicos también deben informar a los pacientes sobre los riesgos potenciales para que puedan seguir las instrucciones de su médico atentamente, salvaguardar sus medicamentos, y disponer de ellos adecuadamente.

¿Es el uso de medicamentos durante la rehabilitación la sustitución de una adicción por otra?

No. Tal como se utiliza en el tratamiento de mantenimiento, la metadona y el levacetilmetadol (LAAM) no son sustitutos de la heroína. Son medicamentos seguros y eficaces para la adicción a los opiáceos que se administran por vía oral en dosis regulares, fijas. Sus efectos farmacológicos son diferentes de los de la heroína.

La heroína fumada, inyectada, etc produce un breve período de euforia que pasa muy rápido. El individuo experimenta un deseo intenso de usar más heroína para restablecer la euforia. El ciclo de euforia y el deseo de mas euforia después de que desaparece la sensación, se repite varias veces al día y se transforma en una adicción.

Estas características del uso de la heroína son el resultado de la rápida aparición de los efectos de la droga y la corta duración de acción en el cerebro. Una persona que usa la heroína varias veces por día somete su cerebro y el cuerpo a fluctuaciones rápidas, como los efectos opiáceos aparecen y desaparecen. Estas fluctuaciones pueden interrumpir una serie de funciones importantes del cuerpo.

La metadona y el LAAM accionan mucho más gradual que la heroína, y como resultado, los pacientes estabilizados con estos medicamentos no experimentan ninguna euforia. Además, el efecto de los ambos medicamentos desaparece mucho más lento que la heroína, así que el cerebro y el cuerpo no están expuestos a fluctuaciones. El tratamiento de mantenimiento con metadona o LAAM reduce considerablemente el deseo de heroína.

Si una persona toma la dosis adecuada de metadona (una vez al día) o LAAM (varias veces a la semana), al tomar heroína, los efectos eufóricos se bloquean de manera significativa. Según los estudios, los pacientes sometidos a tratamiento de mantenimiento no sufren anormalidades médicas y desestabilización del comportamiento como resultan de las fluctuaciones rápidas causadas por la heroína.

¿Cuáles son las necesidades especiales de los adolescentes con trastornos de consumo de sustancias?

Los adolescentes adictos a las drogas tienen necesidades especiales debido a su inmadurez neurocognitiva y la etapa de desarrollo psicosocial en la que están. Las investigaciones han demostrado que el cerebro sufre un prolongado proceso de desarrollo y perfeccionamiento, desde el nacimiento hasta la edad adulta temprana. A lo largo de este período de desarrollo, las acciones de una persona joven, pasan de ser más impulsivas a ser más razonables y reflexivas. De hecho, las áreas del cerebro relacionadas con los aspectos de la conducta, como la toma de decisiones, el juicio, la planificación y el auto control se someten a un período de desarrollo rápido durante la adolescencia y la edad adulta, por esto, un tratamiento adecuado debe tener esto en cuenta.

El abuso de drogas entre los adolescentes también se asocia a menudo con otros problemas de salud mental que ocurren en el mismo tiempo. Por ejemplo el trastorno de déficit de atención e hiperactividad, el trastorno de oposición desafiante, y problemas de conducta, así como trastornos depresivos y de ansiedad.

Los adolescentes también son particularmente sensibles a las señales sociales, de los grupos de amigos y la familia que son altamente influyentes durante este tiempo. Por tanto, los tratamientos que facilitan la implicación parental, integran otras actividades en la que participan los adolescentes (por ejemplo, la escuela o el atletismo) y reconocen la importancia de las relaciones con compañeros / amigos / familia, se encuentran entre los más efectivos.

Igualmente, forman parte integral de la rehabilitación de drogas para los adolescentes, la necesidad de hacer evaluaciones exhaustivas, el acceso a tratamiento, el manejo de casos y los servicios de apoyo para la familia que sean apropiados en términos de desarrollo, cultura y sexo.

Los medicamentos para el abuso de sustancias entre los adolescentes en determinados casos pueden ser útiles. En la actualidad, los únicos medicamentos aprobados para la adicción para las personas menores de 18 años son los parches de nicotina, goma de mascar y pastillas anti tabaco. La buprenorfina, un medicamento para el tratamiento de la adicción a opiáceos que debe ser recetado por médicos especializados, no se ha aprobado por el estado para usarse para los adolescentes, pero las investigaciones recientes sugieren que podría ser eficaz para las personas jóvenes que tienen por lo menos 16 años. Se están realizando estudios para determinar la seguridad y eficacia de este y otros medicamentos para los opioides, la nicotina y la dependencia del alcohol.

¿Cuáles son las necesidades especiales de los adolescentes con trastornos de consumo de sustancias?

El tratamiento de abuso de drogas con respeto al género debe tener en cuenta no solo las diferencias biológicas, sino también los factores sociales y ambientales, que, pueden influir las motivaciones para el consumo de drogas, las razones para la búsqueda de tratamiento, los tipos de entornos en los que se realiza el tratamiento, los tratamientos que son más eficaces, y las consecuencias de no recibir tratamiento.

Muchas circunstancias de la vida afectan a las mujeres de modo preferente, lo que puede requerir un enfoque de tratamiento especializado. Por ejemplo, los estudios han demostrado que el trauma físico y sexual seguido por el estrés postraumático es más común en las mujeres drogodependientes que en los hombres que buscan tratamiento.

Otros factores únicos para las mujeres que pueden influir en el proceso de tratamiento incluyen las cuestiones relacionadas con la forma en que entran en tratamiento (ya que las mujeres son más propensas que los hombres a buscar la ayuda de un profesional de salud general o mental), la independencia financiera, y el embarazo / el cuidado de niños.

¿Cuáles son las necesidades específicas de las mujeres embarazadas con trastornos de consumo de sustancias?

El uso de drogas, alcohol o tabaco durante el embarazo expone no solo a la mujer sino también a su feto a sustancias peligrosas y pueden aparecer efectos potencialmente perjudiciales a largo plazo para los niños expuestos. Fumar durante el embarazo puede aumentar el riesgo de muerte fetal, la mortalidad infantil, el síndrome de muerte súbita infantil, nacimiento prematuro, problemas respiratorios, retraso en el crecimiento fetal y bajo peso al nacer. Beber alcohol durante el embarazo puede resultar en el desarrollo de problemas fetales, que se caracterizan por bajo peso al nacer y problemas cognitivos y de comportamiento duraderos.

El uso prenatal de algunos medicamentos, como los opioides, puede provocar un síndrome de abstinencia en el recién nacido se llama síndrome de abstinencia neonatal. Los bebés con SAN tienen un mayor riesgo de convulsiones, problemas respiratorios, dificultades de alimentación, bajo peso al nacer e incluso pueden morir.

Los estudios han establecido el valor de los tratamientos basados en la evidencia para las mujeres embarazadas (y sus hijos), incluyendo los medicamentos. Por ejemplo, aunque no hay medicamentos recomendados para el tratamiento de la dependencia de opiáceos para las mujeres embarazadas, el mantenimiento con metadona combinado con cuidados prenatales y un programa integral de rehabilitación de drogas puede mejorar muchos de los resultados negativos asociados con el abuso de drogas sin tratamiento. Sin embargo, los recién nacidos expuestos a la metadona durante el embarazo aún requieren tratamiento para los síntomas de abstinencia.

Recientemente, se ha demostrado que otro medicamento para la dependencia de opiáceos, la buprenorfina, produce menos síntomas SAN en los bebés que la metadona, lo que resulta en menos tiempo de hospitalizacion para los bebes.

¿Existen tratamientos específicos para la drogadicción en la vejez?

Con el envejecimiento de las personas, la composición de la población en general está cambiando drásticamente con respecto al número de adultos de edad avanzada. Este cambio, junto con un mayor historial de uso de drogas por vida (de las viejas generaciones anteriores), las diferentes normas culturales y actitudes generales sobre el uso de drogas y el aumento de la disponibilidad de medicamentos psicoterapéuticos, ya está dando lugar a un mayor uso de drogas por los adultos mayores y puede aumentar los problemas de consumo de sustancias en esta población.

Mientras que el abuso de sustancias en adultos mayores a menudo pasa desapercibida y por lo tanto no se trata, la investigación indica que los programas de tratamiento de la adicción actualmente disponibles pueden ser tan efectivos para ellos como para los adultos más jóvenes.

¿Cómo afecta el tratamiento para la adicción a otros trastornos mentales concurrentes con la drogadicción?

La drogadicción es una enfermedad del cerebro que ocurre frecuentemente con otros trastornos mentales. De hecho, nada menos que 6 de cada 10 personas con un trastorno por consumo de sustancias ilícitas también sufren de otra enfermedad mental, y las tasas son similares para los usuarios de drogas lícitas, es decir, el tabaco y el alcohol. Para estas personas, una condición se vuelve más difícil de tratar con éxito como una condición adicional se entrelaza. Por lo tanto, las personas que inician un tratamiento, ya sea para un trastorno por uso de sustancias o de otro trastorno mental deben ser evaluados para la concurrencia de la otra condición.

La investigación indica que el tratamiento de ambas enfermedades (o múltiples) al mismo tiempo de una manera integrada es generalmente el mejor enfoque de tratamiento para estos pacientes.

Más preguntas frecuentes