Cómo ayudar a un amigo o familiar adicto a las drogas

Todo el mundo alrededor de un adicto sabe que necesita ayuda, pero a menudo el adicto no puede verlo. Muchos murieron exactamente de esa manera. Nuestro objetivo es tratar de proporcionar a la familia la mayor cantidad de información posible relacionada con el proceso de intervención.

Muy a menudo, una persona adicta sabe por dentro que él o ella necesita ayuda, pero es incapaz de romper el ciclo de consumo de drogas o alcohol durante tiempo suficiente para recibir la ayuda necesaria. Solo cuando un adicto se encuentra con algún problema importante (por ejemplo, que son arrestado, echado de casa, al perder el trabajo, etc.) es completamente dispuesto a discutir la adicción con sus seres queridos. Por desgracia, si esta oportunidad no se aprovecha de forma rápida, los antojos de drogas y el medio ambiente abrumador obligará a la persona a consumir drogas o alcohol de nuevo y pasará cierto tiempo antes de que él / ella encontrará las fuerzas necesarias de nuevo para pedir y buscar ayuda.

¿Qué arruina la vida de un adicto?

El adicto tiene cosas en su pasado o presente que se parecen a eventos devastadores y que tienen algo que ver con las drogas. Un ejemplo es una persona que ha perdido a sus mejores amigos debido a su adicción. Otro ejemplo es una persona que pierde a su esposa e hijos debido al abuso de drogas o alcohol. Un miembro de la familia puede mirar la vida de un adicto y ver cientos de razones por las cuales él / ella debe dejar de usar drogas o alcohol pero desafortunadamente estas razones no son reales para el adicto. Hay, sin embargo, problemas con que el adicto se encuentra y que son reales o significativos para él / ella, cosa que empuja al adicto a intentar dejar de consumir drogas. Estos problemas son importantes de identificar, ya que pueden ser utilizados durante la intervención para recordarle al adicto por qué debe buscar ayuda.

¿Qué presión siente el adicto?

El adicto no necesariamente percibe la misma realidad acerca de su adicción que los no adictos. Por ejemplo, él o ella puede tener problemas semi-graves de salud, no tener amigos, trabajo ni ingresos, pero pueden sentir que están "bien". Muchos adictos en realidad han tomado una sobredosis de drogas y han estado muy cerca a la muerte y vuelven usar drogas el día siguiente. Esto puede parecer una locura, pero en realidad es solo una parte del dolor del adicto.

Con esto en mente, el adicto de vez en cuando se encontrará con presión añadida, cosa que le obliga tomar una decisión real sobre si debe buscar ayuda o seguir consumiendo drogas. Esperar la deliberación de cargos legales que podrían conducir fácilmente a la cárcel, la amenaza de perder su cónyuge, la pérdida del trabajo, todas estas son posibles situaciones debido a las que una persona tiene presión suficiente para luchar contra su adicción y buscar ayuda. Aunque alguna situación en particular puede no funcionar, hay presiones que pueden venir a dar el impulso que ayudará el adicto tomar la decisión de buscar ayuda. Es fácil suponer que el adicto es "solamente buscando ayuda para evitar la cárcel" ejemplo que en muchos casos es correcto. El hecho es que un adicto solo va a buscar ayuda cuando alguien o algo lo empuja fuera de su "zona de confort creada por la adicción" y le obliga a tomar una decisión. Los adictos con acceso al dinero, un lugar para vivir y personas que están de acuerdo con su uso rara vez buscan ayuda. Ellos "no tienen un problema". Esto es muy importante para entender y será crucial en cualquier intento de intervención.

¿Quién debe estar allí para ayudar?

Una de las principales consideraciones que implica una intervención es la selección de las personas presentes. Este asunto debe ser bien pensado de antemano. El número de personas es menos importante que quién está allí. Si es posible, la persona de la familia (u otra) que el adicto respeta lo máximo debería estar allí. Esta persona es un líder de opinión para el adicto y necesita estar ahí apoyando plenamente en conseguir ayuda para el adicto.

El mayor numero de miembros de la familia como sea posible deberían estar ahí, si todos y cada uno son completamente de acuerdo sobre el hecho de que la persona necesita ayuda y están apoyando el plan general. Si alguien de la familia está en contra del adicto y no es capaz de contenerse a sí mismo sin echar la culpa, entonces es mejor considerar la posibilidad de dejar a esa persona fuera de la intervención. Por lo general, el adicto tiene muchos enemigos y ha hecho mal a la mayoría de la familia, pero los argumentos y echar la culpa no beneficiará a la causa de conseguir que el adicto busque tratamiento.

El objetivo general es llevar al adicto hasta un punto en que se da cuenta de que hay un problema y está dispuesto a buscar ayuda. Cuando esto se ha logrado, debes estar preparado para conseguirle el tratamiento que necesita.