Adicción al trabajo - Tratamiento, Causas y Efectos

La adicción al trabajo es un tipo de adicción que no se toma en serio. No es lo mismo que alguien que trabaja duro o que trata de mantener su puesto de trabajo. Se trata de un comportamiento obsesivo-compulsivo que puede conducir a consecuencias graves.

A diferencia de una persona que quiere ser un buen empleado o que es un empresario decidido, los adictos al trabajo no tienen un sentido de equilibrio en sus vidas. Incluso cuando están fuera del trabajo, no pueden dejar de pensar en el trabajo o dejar de hacer alguna actividad relacionada con el trabajo. Incluso si se les dice que están dañando su salud o que sus relaciones personales están sufriendo, ellos siguen el mismo horario de trabajo exigente.

¿Qué es la adicción al trabajo?

Si bien la idea de adicción al trabajo puede parecer como una nueva forma de describir a una persona motivada, la adicción al trabajo es una condición de salud mental real.

Al igual que con cualquier otra adicción, la persona con adicción al trabajo es incapable de detener su comportamiento. A menudo este comportamiento se debe a una necesidad compulsiva de alcanzar un estatus y tener éxito, o a la necesidad de escapar del estrés emocional. La adicción al trabajo es a menudo impulsada por el éxito al trabajo y es común para las personas que pueden describirse como perfeccionistas.

Al igual que alguien con una adicción a las drogas, una persona con adicción al trabajo logra tener una "euforia" al participación a las actividades del trabajo. Esto le lleva a seguir repitiendo el comportamiento que le da esta euforia. Las personas con adicción al trabajo pueden ser incapaces de detener este comportamiento, a pesar de las consecuencias negativas para sus vidas o para el salud mental.

Los signos de la adicción al trabajo

En una cultura donde el trabajo duro es apreciado y a menudo se espera de una persona a trabajar extra, puede ser difícil de reconocer una adicción al trabajo. Las personas con adicción al trabajo suelen justificar su comportamiento, explicando que es una buena cosa y que puede ayudarles a alcanzar el éxito. Puede que simplemente parecen comprometidos con el trabajo o el éxito de sus proyectos. Sin embargo, la ambición y la adicción son cosas muy diferentes. Una persona con adicción al trabajo se involucra en el trabajo compulsivamente con el fin de evitar otros aspectos de su vida, particularmente problemas emocionales o alguna crisis personal.

Estas son algunas señales que pueden indicar que una persona es adicta al trabajo:

  • Siempre tiene prisa para hacer las cosas
  • Siente ansiedad cuando no esta trabajando
  • Esta negando que tiene un problema cuando alguien le dice
  • Tiene problemas de salud causadas por la falta de sueño, ejercicio y / o dieta adecuada
  • Incapacidad para relajarse durante sus vacaciones o pasar tiempo con la familia debido al trabajo
  • Irritabilidad
  • Pasa todo su tiempo trabajando en lugar de estar con la familia y / o amigos
  • Piensa que es el único que puede hacer el trabajo de manera "correcta"

Las causas de la adicción al trabajo

Puede haber un componente físico en la adicción a trabajar. Las personas con este tipo de adicción pueden ser atraídas por las carreras que son exigentes o estresantes. Ellos encuentran que disfrutan de la adrenalina que aparece como respuesta a las situaciones estresantes. Para recrear la "euforia" en varias ocasiones, gastan una cantidad excesiva de tiempo en el trabajo, para que puedan estar donde está la acción.

Otra de las razones por las que alguien puede desarrollar una adicción al trabajo es la baja autoestima. El adicto al trabajo puede provenir de una familia en la que nada de lo que hicieron fue suficientemente bueno, por lo que piensa que un esfuerzo extraordinario en el trabajo es lo mejor que puede hacer para aumentar su autoestima. Desafortunadamente, esta tan enfocado en tratar de alcanzar la perfección que puede que no sea capaz de completar su trabajo o sus proyectos, ya que nada es perfecto. Otros adictos al trabajo crecieron en un hogar donde el padre era un adicto, y están constantemente tratando de controlar su medio ambiente, ya que no fueron capaces de hacerlo cuando eran niños.

Consecuencias de la adicción al trabajo

Ser un adicto al trabajo tiene consecuencias negativas para un individuo, que pueden incluir:

  • Ansiedad
  • Intento de suicidio
  • Depresión
  • Ruptura de una relación, separación y / o divorcio
  • Aumento del riesgo de enfermedades del corazón, ataque cardíaco y accidente cerebrovascular
  • Ulceras

Ayuda y tratamiento para la adicción al trabajo

Con ayuda, un adicto al trabajo puede aprender a tener una vida más equilibrada. Ver a un terapeuta con experiencia en el tratamiento de adictos al trabajo es una manera de cambiar su comportamiento. Cuando se trata de un trastorno obsesivo-compulsivo, se pueden prescribir medicamentos para ayudar a aliviar el estres. Hacer una cita con el médico de cabecera es una buena idea, ya que la adicción al trabajo puede conducir a problemas de salud. Decidir que deseas detener este comportamiento y recibir tratamiento para la adicción al trabajo es el primer paso.

Recuperación y rehabilitación de la adicción al trabajo

Continuando a ver a un terapeuta es la elección correcta para algunos adictos de trabajo en la recuperación. Otros encuentran que un programa de 12 pasos, como adictos anónimos, es una buena fuente de ayuda y apoyo para ayudarles a mantener el equilibrio necesario en sus vidas. Lo mismo ocurre con la interacción con personas con la misma adicción.