Adicción al alcohol - Tratamiento, Causas y Efectos

Muchas personas disfrutan de una bebida sin llegar a una adicción. Las personas que han desarrollado un problema más seria con el consumo de alcohol pueden pueden pensar que no son adictos, después de todo, el alcohol es una sustancia legal, fácil de encontrar para los adultos.

La línea entre tomar unas copas como parte de una experiencia social y tener una adicción a las bebidas alcohólicas se reduce a si la bebida es algo que "tienes" que tomar o es algo que "quieres" tomar. Una persona que disfruta de una bebida controla su consumo y en el caso de un alcohólico, la bebida le controla.

¿Qué es la adicción al alcohol?

La adicción al alcohol, también conocida como alcoholismo, es una enfermedad muy extendida que afecta a personas de todas las clases sociales, edades y generos. Aunque los expertos han tratado de identificar los factores que pueden predisponer a una persona a la adicción al alcohol, han llegado a la conclusión de que no tiene una causa singular y puede afectar a cualquier persona.

En la comunidad médica, la adicción al alcohol ha sido considerada una condición psicosomática. Esto significa que los factores sociales, psicológicos, genéticos y el comportamiento pueden contribuir a la aparición de la dependencia del alcohol. Sin embargo, es importante tener en cuenta que es una enfermedad real, y una vez adicto, un alcohólico puede ser físicamente incapaz de controlar sus acciones. La investigación ha demostrado que la adicción, incluyendo la adicción al alcohol, causa cambios físicos en el cerebro y en la neuroquímica del adicto.

La adicción al alcohol puede manifestarse en una variedad de maneras. La gravedad, la frecuencia de uso, o el tipo de alcohol consumido varía de una persona a otra. Algunas personas pueden beber en exceso durante todo el día, mientras que otras beben durante un período y luego se mantienen sobrias durante un tiempo. El tipo de alcohol que se consume no tiene importancia en la aparición del alcoholismo.

Los signos de la dependencia al alcohol

Las señales de que el consumo de alcohol se ha transformado en una adicción son:

  • Un aumento de la tolerancia al el alcohol
  • Dificultad para dejar de beber, incluso cuando se desea
  • Síntomas de abstinencia cuando se intenta dejar de beber
  • Pasar mucho tiempo pensando en beber, consumir bebidas alcohólicas, o recuperándose de una borrachera
  • Experimentar consecuencias negativas de la bebida, tales como dificultades de mantener relaciones, conduccion bajo la influencia del alcohol, arresto por consumo público, o la pérdida del empleo, y seguir bebiendo de todas formas

Las causas de esta dependencia

Hay varias razones por las que alguien puede llegar a ser adicto al alcohol. El alcohólico puede estar buscando la "euforia" que la bebida le da y debe continuar a beber grandes cantidades para recrear esa experiencia. Otras personas con problemas de dependencia de alcohol están buscando una manera de lidiar con el estrés, los problemas personales, o el dolor emocional. No es ninguna sorpresa que el alcoholismo tiende a transmitirse en una familia, ya que aprendemos mucho sobre cómo hacer frente a las problemas de nuestras vidas al ver la forma en que nuestros padres y otros miembros de la familia lo hacen. Tener un padre o un miembro de la familia cercano que tiene un problema con la adicción al alcohol aumenta tu riesgo de desarollar una dependencia también.

Efectos de la adicción

Parte de la razón por la que alguien puede empezar a beber es para sentirse más cómodo en situaciones sociales, ya que ayuda a reducir las inhibiciones. A medida que la persona bebe más alcohol, pueden sentirse más sociable y un poco mareado. A medida que se consumen más bebidas alcohólicas, se empieza a hablar con mas dificultad, y la persona puede llegar a ser agresiva. No es ninguna coincidencia entre el uso de alcohol y los actos violentos.

Las consecuencias del consumo de alcohol son multiples y cada persona se comporta de manera muy distinta cuando bebe alcohol. El alcohol (el etanol) es una poderosa droga psicoactiva que tiene numerosos y diversos efectos secundarios, a corto y a largo plazo.

Algunos factores para tomar en cuenta a la hora de pensar en las consecuencias del alcoholismo son: la edad, el estado físico, el tipo de personalidad, el peso, antecedentes familiares, la velocidad y la frecuencia con la que se ingiere alcohol, los motivos, las emociones que se tienen.

Cuanto más tiempo y más cantidad de alcohol se haya ingerido, mayores serán las consecuencias físicas negativas, los daños hechos al organismo.

Las complicaciones y los efectos del abuso de alcohol a largo plazo

Si alguien sigue tomando alcohol en exceso durante un gran periodo de tiempo, corre el riesgo de desarrollar cirrosis, y daño cerebral con efectos como la pérdida de memoria. Beber más de una cantidad moderada se ha relacionado con alta presión arterial, enfermedades del corazón y accidentes cerebrovasculares. Algunos de los efectos mas importantes del abuso de alcohol son:

  • El consumo de alcohol afecta en primer lugar a las emociones (cambios súbitos de humor), los procesos de pensamiento y el juicio.
  • Altera las funciones cerebrales, los neurotransmisores: pérdida de coordinación muscular, disminución de la alerta, cambios en la visión, retardo de los reflejos, temblores y alucinaciones. Afecta a la memoria, la capacidad de concentración y las funciones motoras.
  • Las fibras nerviosas de las piernas y brazos están dañadas. Aparece una sensación de debilidad muscular, dolor, calambres después de beber.
  • La disminución de vitamina B1 producida por el alcohol puede llevar a la enfermedad de Wernicke-Korsakoff, enfermedad reversible que afecta a las células del cerebro relacionadas con el pensamiento, sentimientos y la memoria. Se producen excitabilidad, desorientación, pérdida de memoria y problemas visuales. Al síndrome de Korsakoff se llega como progresión de la enfermedad de Wernicke y es irreversible. Los afectados no pueden aprender cosas nuevas y confunden la realidad con sus invenciones.
  • Los movimientos y el equilibrio se ven afectados. La persona puede sentir dificultades para andar. La recuperación no siempre es completa.
  • Se producen trastornos del sueño.
  • Las capacidades mentales y la memoria se pierden progresivamente.
  • Las personas alcohólicas se suelen aislar de su entorno social. Padecen crisis en el ámbito familiar (peleas, divorcios, abandonos) y en el ámbito laboral (pérdida del empleo), lo que muchas veces los conduce a la depresión y, en algunos casos, al suicidio.
  • Se producen daños en el músculo cardíaco. La capacidad para bombear sangre se ve afectada, ya que se debilita la musculatura cardiaca.
  • El enrojecimiento es debido a la vasodilatación periférica, que hace que se aumente la temperatura superficial de la piel.
  • Las paredes del estomago sufren de irritación e inflamación porque se aumenta la producción de ácido gástrico. De esta manera, aparecen úlceras, hemorragias y perforaciones de la pared gástrica.
  • Se produce cirrosis: degeneración del hígado en su capacidad de purificador y creador de factores de la coagulación de la sangre, como consecuencia se producen sangrados masivos.
  • El abuso del alcohol ha sido relacionado con el cáncer de estómago.
  • El alcoholismo puede provocar cáncer de laringe, esófago y páncreas.
  • Puede producir una enfermedad inflamatoria severa del páncreas, pancreatitis aguda.
  • La libido y la actividad sexual disminuyen dramáticamente.
  • En varones, puede causar impotencia, infertilidad y disfunción eréctil, pérdida de pelo facial.
  • En las mujeres aparece amenorrea, anovulación y menopausia precoz; produce infertilidad.
  • En el embarazo, el alcoholismo puede tener consecuencias graves, porque desencadena el Síndrome alcohólico fetal. Sus síntomas son malformaciones cardíacas, malformaciones oculares, un retardo del crecimiento, alteración de rasgos cráneo-faciales, malformaciones renales, malformaciones hepáticas.

Las consecuencias del alcoholismo son notables desde el primer minuto. Beber alcohol tiene efectos inmediatos, porque favorece las conductas de riesgo. El alcohol está presente como causante de accidentes laborales, de tráfico, vandalismo, altercados, violencia, agresiones de todo tipo.

También el abuso de alcohol a largo plazo y la adicción ponen al usuario en una situación de riesgo de consecuencias médicas graves si intenta detener el consumo de alcohol sin ayuda médica adecuada y supervisión. Los síntomas de abstinencia graves del alcoholismo indican que la enfermedad es peligrosamente avanzada.

El síndrome de dependencia alcohólica o el alcoholismo es uno de los problemas más graves relacionados con el consumo de alcohol, por las consecuencias que supone y los efectos a largo plazo que engloba.

La adicción al alcohol es tan importante que el organismo no es capaz de vivir sin el alcohol. Al dejar de beber, aparece el síndrome de abstinencia, el llamado delirium tremens. Se producen alucinaciones y un malestar físico grave. Se necesita atención médica porque en casos extremos la persona puede llegar a morir.

Por eso, se recomiendan los centros de desintoxicación o clínicas de rehabilitación, que pueden supervisar al paciente. La ayuda de la familia o amigos es imprescindible.