Adicción a la nicotina - Tratamiento, Causas y Efectos

La razón de la dificultad de dejar el tabaco es la nicotina, una sustancia altamente adictiva. Cada vez que fumas un cigarrillo, se te aumenta la presión arterial y la frecuencia cardíaca durante un corto tiempo, creando un poco de euforia. La adicción a la nicotina es una de las adicciones más difíciles de dejar.

La nicotina es una de las sustancias químicas que están presentes en los productos de tabaco, y es responsable de hacer a los fumadores experimentar "euforia" durante unos 10 segundos después de fumar un cigarrillo. El efecto no dura mucho tiempo, por lo que una persona con una adicción necesita fumar otro cigarrillo.

¿Qué es la adicción a la nicotina?

La dependencia de nicotina - también llamada la dependencia al tabaco - es una adicción a los productos del tabaco causada por la droga nicotina. Una persona que esta adicta a la nicotina no puede dejar de usar la sustancia, a pesar de que le está causando daño.

La nicotina produce efectos físicos y cambios en el cerebro que tienen como resultado una corta sensación de bienestar. Estos efectos crean el deseo de usar tabaco y llevan a la dependencia. Al mismo tiempo, detener el consumo de tabaco puede causar síntomas de abstinencia como la irritabilidad y la ansiedad.

Mientras que la nicotina del tabaco es la sustancia que causa la dependencia, los efectos tóxicos del tabaco resultan de otras sustancias que se encuentran en los productos de tabaco. Los fumadores tienen tasas mucho más altas de desarollar enfermedades cardíacas, cáncer y de tener accidentes cerebrovasculares que las personas que no fuman.

Sin importar cuánto tiempo has fumado, dejar de fumar puede mejorar tu salud. Muchos tratamientos eficaces para la dependencia de la nicotina están disponibles para ayudarte a gestionar los sintomas de abstinencia y dejar de fumar para siempre. Pregúntale a tu médico sobre como obtener ayuda.

Los signos de dependencia a la nicotina

La mayoría de las personas que fuman se vuelven adictos a la nicotina. Alguien que se ha convertido en adicto a la nicotina puede tener antojos de fumar, tiene dificultades para dejar de fumar, y tiene síntomas de abstinencia cuando intenta hacerlo. Algunas personas se sienten irritadas cuando no tienen un cigarrillo, mientras que a otros les resulta difícil concentrarse sin ellos.

Los signos de que puedes ser adicto incluyen:

  • No puedes dejar de fumar. Ha intentado más veces, pero sin éxito, detener el consumo de tabaco.
  • Experimentas síntomas de abstinencia cuando intenta parar. Tus intentos de dejar de fumar han provocado síntomas físicos relacionados con el estado de ánimo, como antojos fuertes, ansiedad, irritabilidad, inquietud, dificultad para concentrarte, depresión, frustración, ira, aumento del apetito, insomnio, estreñimiento o diarrea.
  • Sigues fumando a pesar de los problemas de salud. A pesar de que tienes problemas desarrollados con los pulmones o el corazón, no has podido detener tu consumo de tabaco.
  • Renuncias a actividades sociales o recreativas con el fin de fumar. Puede dejar de ir a los restaurantes donde no se puede fumar o dejas de socializar con ciertos miembros de la familia o amigos porque no puedes fumar con ellos.

Las causas de esta dependencia

La nicotina causa adicción, ya que afecta al cerebro hacerlo producir una mayor cantidad de la sustancia química llamada dopamina. La dopamina es un neurotransmisor que tiene mucho que ver con la forma en que una persona siente placer. Cuando caen los niveles de dopamina, el adicto a la nicotina puede sentirse deprimido y necesita otro cigarrillo para sentirse bien otra vez.

Efectos de uso

Una persona que fuma pone tensión adicional sobre su corazón cada vez que fuma un cigarrillo. Los cigarrillos también contienen monóxido de carbono, lo que hace que sea más difícil para el cuerpo obtener el oxígeno que necesita. Para compensar este efecto, se reduce el flujo sanguíneo a las extremidades.

Los fumadores tienen mal aliento, dientes y dedos manchados, y experimentan una disminución de la resistencia a los resfriados y a la gripe. El sentido del olfato y el gusto del adicto a la nicotina son menos sensibles que los de una persona que no fuma. El apetito se reduce también.

Las complicaciones y los efectos del abuso de nicotina a largo plazo

Fumar causa cáncer en varias partes del cuerpo, incluyendo los pulmones, la boca, la garganta y laringe. También aumenta las posibilidades de desarrollar enfermedades del corazón o sufrir un accidente cerebral de una persona. La adicción a la nicotina se ha relacionado con la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), que es el enfisema y la bronquitis crónica.

Los adictos a la nicotina pierden su pelo y desarrollan arrugas más temprano que los que no fuman. Los hombres que usan tabaco pueden tener problemas de fertilidad, y las mujeres que utilizan los productos de tabaco tienen un mayor riesgo de aborto involuntario, pueden tener un bebé de bajo peso al parto, o tener un parto prematuro. Tambien pueden tener períodos menstruales dolorosos o un ciclo irregular.

Ayuda y tratamiento para la adicción a la nicotina

Cuando una persona que esta adicta a la nicotina está lista para dejar de fumar, hay una serie de opciones de tratamiento disponibles. Algunas personas son capaces de elegir una fecha y dejar de fumar de golpe, pero son pocas que tienen exito. Una opción es usar un parche de nicotina para aliviar los antojos por esta sustancia.

También tienes la opción de usar un medicamento de prescripción para ayudarte a dejar de fumar. Habla con tu médico para preguntarle que medicamentos para dejar de fumar existen. El chicle de nicotina o un inhalador pueden ayudarte a no necesitar la nicotina.

Recuperación y rehabilitación de nicotina

Dentro de los 20 minutos después del último cigarrillo, el cuerpo comienza a cambiar . La frecuencia del pulso y la presión arterial vuelve a niveles normales. Despues de tres días, tu cuerpo estara libre de nicotina. Despues de tres semanas, la nicotina ya no te podra controlar.